Cuántas veces a la semana se puede hacer un entrenamiento de intervalos de alta intensidad?

Cuántas veces a la semana se puede hacer un entrenamiento de intervalos de alta intensidad?

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad tiene mucho que gustar, pero eso no significa que debas hacerlo todos los días. Para evitar desgastar tu cuerpo y comprometer tu salud, debes saber cuántas veces a la semana puedes hacer un esfuerzo máximo.

Estás haciendo el VITI correctamente?

El entrenamiento por intervalos de alta intensidad es un método de entrenamiento en el que períodos cortos de alta intensidad van seguidos de períodos más tranquilos de ejercicio o descanso.

La relación trabajo/descanso durante un entrenamiento puede variar: 1:1 (por ejemplo, sprint durante 30 segundos y un descanso de 30 segundos), 1:2 (sprint durante 30 segundos y un minuto de descanso), 1:3 (sprint durante 30 segundos y un minuto y medio de descanso), etc. Lo principal es trabajar al máximo.

Después de una verdadera VIIT, debes tener la sensación de estar completamente agotado. Si puedes continuar aunque sea unos segundos más de lo debido o repetir una sesión de VITI al día siguiente, significa que no estás totalmente agotado y no puede llamarse un verdadero entrenamiento de alta intensidad.

Si eres capaz de hacer VYIT todos los días, probablemente no lo estés haciendo bien.

Muchas personas que prefieren los entrenamientos de alta intensidad no se esfuerzan todo lo necesario para obtener todos los beneficios de VYIT. Es difícil obligarse a entrenar al máximo porque es muy incómodo: jadeas, sudas a raudales y tienes los músculos obstruidos.

Pero entonces, ¿por qué hacer un entrenamiento de intervalos de alta intensidad? ¿No sería mejor sustituirlo por un cardio tranquilo o un entrenamiento de fuerza moderado? De hecho, para ciertos propósitos los VITT son simplemente indispensables.

Por qué hacer VITT

Los VITT son tan atractivos por la idea de que se pueden sustituir largas horas en la cinta de correr por 7-10 minutos de ejercicio y obtener el mismo efecto. Si la intensidad es suficiente, esto es así.

Uno de los beneficios significativos del entrenamiento a intervalos es su capacidad para quemar grasa. El entrenamiento por intervalos aumenta el metabolismo y obliga al cuerpo a consumir más energía.

Además, puedes hacer más en un solo entrenamiento gracias a los intervalos. Un sprint a máxima velocidad puede durar de dos a tres minutos como máximo.

Gracias a los cortos periodos de descanso, puedes correr mucho más a alta velocidad durante un VYIT. Por ejemplo, si corres diez sprints de 30 segundos, juntos equivalen a cinco minutos de esfuerzo máximo, algo poco realista para correr sin descanso.

Y si se realiza correctamente el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, combinado con una dieta adecuada, puede ayudar a eliminar la grasa del vientre, aumentar la fuerza y la fibra muscular rápida y mejorar la salud del corazón. Sin embargo, no se debe abusar de estos entrenamientos.

Por qué no deberías hacer VIT a menudo

Si no permites que tus músculos se recuperen y crezcan, corres el riesgo de lesionarte. Sin un descanso adecuado, las articulaciones y el sistema nervioso se sobrecargan y se desgastan rápidamente.

Y no te olvides del agotamiento. No puedes hacer mucho V.I.T. sin sobrecargar tu sistema nervioso central. Y tiene mucho que ver con el hecho de que puedas dedicarte a entrenar y mejorar tu rendimiento.

Al sobrecargar el SNC, se corre el riesgo de sobreentrenamiento, que se caracteriza por un pulso rápido en reposo, dolor muscular, pérdida de concentración, sed constante, mayor riesgo de lesiones y pérdida de interés por el entrenamiento.

Cuántas veces a la semana hay que hacer VIIT

Es aconsejable tener al menos 24 horas de descanso y recuperación entre las sesiones de VITI. Por lo tanto, dos o tres veces a la semana serán suficientes.

Si quieres entrenar cuatro veces a la semana, prueba con dos sesiones de VITI y dos de entrenamiento de resistencia.

Puedes hacer dos entrenamientos de cuerpo entero o dividirlos en un día de brazos y otro de piernas, pero ten cuidado de no sobrecargar los músculos. Por ejemplo, si has hecho un duro entrenamiento de piernas, no hagas un sprint VITT al día siguiente, ya que tus músculos no tendrán tiempo de recuperarse completamente. Es mejor descansar o hacer yoga entre los dos entrenamientos.

Por supuesto, no debes excluir los VITT de tu programa si te convienen. Además, no dejes de entrenar: la actividad física diaria es buena para la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *